El botones de James Bond sigue aquí

139 0



— Quinientos dieciséis.

«Fue lo único que dije, en portugués, y no podía mirar ni a la cámara ni a James Bond». José Diogo recuerda su aparición en la película 007 al servicio de su majestad, rodada en el hotel Palacio de Estoril hace 50 años. Diogo sigue en su puesto. «Entonces tenía 18 años. Era el asistente de recepción, ahora soy el subdirector de recepción». Impecablemente vestido, Diogo charla en el bar del hotel, «el de los espías». La mesa escogida no es una cualquiera. «Aquí se sentaban Ian Fleming, funcionario británico de Inteligencia, y el yugoslavo Dusko Popov; era la mejor mesa porque desde aquí veían entrar a la gente, espías al fin y al cabo. En aquella época, aquí no había otra cosa».

En este hotel de Estoril se funden ficción y realidad. Si Fleming era un espía británico, Estoril era el nido europeo de la profesión. Portugal se mantenía neutral en la II Guerra Mundial, pero los pescadores del río Tajo trabajaban secretamente para unos y otros. En la mesa del bar coincidían en 1941 Popov y Fleming, pero este tardaría 12 años más en inventarse a Bond y hasta 1962 no saltaron al cine sus aventuras, con Agente 007 contra el Dr. No.

A diferencia de las 24 entregas cinematográficas restantes, el escenario de Al servicio de su majestad funde ficción y realidad. El Palacio era uno de los hoteles de Estoril donde convivían espías de un lado, del otro y de en medio. «Si se descorchaba una botella de champán, se interpretaba como la victoria del bando de su bebedor. Cualquier señal era información, porque realmente no había mucha; la más habitual era la de los barcos de los pescadores, que enviaban señales con sus focos».

El hotel guarda recuerdos del filme y también de la Guerra Fría, como las firmas de registro de Fleming y Popov, El Triciclo. «Le llamaban así porque vendía sus informaciones a los aliados, a los rusos y a los americanos. Siempre iba con mucho dinero y con mujeres, para despistar. Fleming incorporó la personalidad de Popov a su James Bond».

De aquellos tiempos solo se mantienen el casino y el Palacio, que conserva su sabor original. «Cuando derribaron el hotel Parque en los sesenta se descubrieron máquinas de morse bajo el suelo, pero se han perdido». Bond nunca subió a la habitación 516, bueno sí, pero era un set de los Pinewood Studios. «Tampoco el director del hotel era el verdadero ni la recepción la auténtica, construyeron una para la escena. Y la llave que le doy a Bond era falsa, quizá porque las nuestras eran muy pequeñas y no se veían en cámara». Diogo posa con la auténtica llave de los años cuarenta. El hoy subdirector de conserjería recuerda que no le llevó mucho tiempo grabar la escena. «Apenas una mañana; Bond tuvo que repetir más, porque tenía señaladas varias posiciones. Por aquel rato me dieron 1.500 escudos, era mucho dinero entonces».

Aunque 007 al servicio de su Majestad se rodó hace medio siglo, la exhibición no comenzó hasta 1969, así que el hotel prepara para mayo una efemérides de época. «George Lazenby» —el actor que encarnó entonces a Bond— «ha confirmado su presencia y ya nos han llegado muchas reservas desde los países más diversos».

Al espía le aguardará Diogo en recepción y José Afonso en la puerta de entrada, el empleado más antiguo. «Después del patrón, claro, que tiene 89 años. Yo tengo 84 y empecé en la cocina del hotel en 1951. En el tiempo de la película trabajaba en la puerta y James Bond salió y me preguntó dónde estaba la estación de tren y yo le contesté ‘a la derecha’, en inglés. Salió a la primera».

Los mitómanos de James Bond se pelean para que Diogo les dé la famosa llave 516, aunque ahora sea de plástico. «¿Sabe qué?», cuenta el botones del filme, «hubo reformas. La habitación del espía ahora es la 524».



Fuente:
El país

Related Post

Your reaction

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW

React with gif

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[wordpress_social_login]


OR


Note: Your password will be generated automatically and sent to your email address.

Forgot Your Password?

Enter your email address and we'll send you a link you can use to pick a new password.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas