El difícil equilibrio de la moda masculina

7 0

Uno de los aspectos más atractivos de Pitti Uomo, la feria que la plataforma florentina Pitti Immagine dedica a la moda masculina, es que ofrece una fotografía fija de una industria que tiene más de minucioso que de espectacular. La edición número 95, que comenzó el pasado martes 8 de enero y concluye hoy, ha constituido en ese sentido un observatorio óptimo para tomarle la temperatura al sector. También para valorar sus contradicciones y juegos de equilibrismo.

El centro de Pitti Uomo es la feria comercial en la que 1.230 firmas, desde sastrerías centenarias hasta firmas emergentes, han presentado sus colecciones para la temporada otoño/invierno 2019 en stands dirigidos a compradores profesionales y a la prensa. Sin embargo, la mayor expectación es para los desfiles y eventos de la programación especial, que aportan vanguardia e imaginación a una feria necesariamente realista y pragmática. Este año la estrella indiscutible era la firma parisina Y/Project, capitaneada por el alemán Glenn Martens y nombre insoslayable en la moda independiente. Martens accedió a la dirección creativa tras el fallecimiento en 2013 del fundador de la firma, Yohan Serfaty. Desde entonces viene poniendo en práctica un planteamiento ajeno a las categorías y lleno de fluidez millennial. Tal y como señaló en el encuentro con la prensa previo al desfile, su colección para el próximo invierno aboga por abolir estereotipos y convenciones relativos al género, la edad o el cuerpo.

De ahí que las prendas que presentó el pasado 9 de enero en el claustro del conjunto monástico de Santa Maria Novella fueran una incursión en el guardarropa del siglo XX sometido a las metamorfosis del XXI. Había chupas de cuero vegano, vaqueros, trajes de raya diplomática, camisas de vestir y jerséis de punto, pero declinados de un modo insólito gracias a costuras, juegos de escala, aberturas, cremalleras y botones que permiten que cada cliente elija cómo vestir cada pieza. En lugar de prendas complejas que requieren libro de instrucciones, Martens aboga por la libertad de cada usuario.


Desfile de Haculla, en la feria Pitti en Florencia, Italia.ampliar foto
Desfile de Haculla, en la feria Pitti en Florencia, Italia.

Tal vez por eso prescindió de iluminación convencional y distribuyó linternas de bolsillo a los invitados, que alumbraban de forma aleatoria a los modelos que desfilaban ante ellos. Sin focos —era ya de noche ni calefacción al aire libre en pleno enero, el desfile fue un despliegue de riesgo con un ojo puesto en el mercado, porque sirvió para introducir las nuevas líneas de calzado y bolsos de la firma, demostrando que Martens no solo conoce a la perfección la moda experimental, sino también las claves que definen hoy en día el mercado del lujo.

Las tensiones de la industria también resultan perceptibles en las propuestas del otro gran nombre invitado, Aldo Maria Camillo, que ofrecía el morbo añadido de comprobar cómo se desenvuelve en solitario uno de los diseñadores más sólidos del sector. En la última década Camillo ha trabajado como diseñador en el departamento de sastrería de Ermenegildo Zegna, como director de diseño de la línea masculina en Valentino, como director creativo de Maison Cerruti y como consultor creativo de Berluti. Ahora ha presentado la primera entrega de su proyecto personal. “Era una idea que había ido madurando durante los últimos años. La he diseñado rápidamente, pero porque ya estaba todo en mi cabeza”, comentaba antes del desfile. Su primera colección es un proyecto autofinanciado que, fiel al espíritu de los tiempos, aspira a ser “el punto de partida de un guardarropa que crezca y evolucione con el tiempo”.


Aldo Maria Camillo, junto a algunos de los modelos de su desfile, al final del mismo.ampliar foto
Aldo Maria Camillo, junto a algunos de los modelos de su desfile, al final del mismo. Getty Images

Aquí la transgresión no es formal, como en Y/Project, sino periférica: todo sucede alrededor de la sastrería clásica. “La chaqueta y el traje siempre han estado en el centro de lo que he hecho”, explica cuando se le pregunta acerca de diseñar moda de vestir en la era del chándal. “No creo que vayan a desaparecer, simplemente evolucionan. Por eso me he centrado en la silueta, en los materiales y en los personajes que lo llevan”. La huella de Helmut Lang y Martin Margiela, citados expresamente por él al hablar de sus influencias, se plasma en el forro blanco de todas las prendas. También en pequeños juegos de significado que remiten a la cultura de los años noventa y que recorren una colección que apuesta más por el sosiego que por la revolución.

Este ejercicio de nostalgia controlada no ha sido una excepción. La firma coreana Beyond Closet presentó una colección inspirada en la indumentaria militar estadounidense. También la marca Haculla hizo valer el eterno magnetismo que la moda siente hacia todo lo que parece ajena a ella. La excusa era el arte urbano neoyorquino, pero el objetivo era proyectar autenticidad, como si sus prendas, recién salidas de los talleres de la firma, aspirasen a ser otras cosas: hallazgos de mercadillo, herencias de hermano mayor y retales cosidos y recosidos mil veces. Por eso, ahora que la memoria de una prenda, real o inventada, es tan importante como la etiqueta de composición, las firmas que sí pueden presumir de historia como Barbour y Diadora han sacado músculo al celebrar, respectivamente, su 125º y 70º aniversario. En el reino de lo efímero no hay ningún argumento tan convincente como la longevidad.

Sostenbilidad ‘Made in Spain’

Presentacion de ECOALF en Pitti, Florencia, Italia.
Presentacion de ECOALF en Pitti, Florencia, Italia.

“Hemos dedicado cinco años a lo que la gente no ve, a hablar con pescadores e investigar. Ahora que ya tenemos la logística y la tecnología, es el momento de demostrar que podemos hacer moda y tendencia a nuestra manera, de forma sostenible”, explica Javier Goyeneche, fundador de Ecoalf, a propósito de su intervención en Pitti Uomo.

Por primera vez, la firma madrileña expande su acción más allá de sus básicos de fibras recicladas, y articula una selección de prendas sin género que exploran el algodón, la lana y el cachemir. Aunque la suya ha sido la intervención más mediática, Ecoalf no ha sido la única firma española participante en Pitti Uomo. Hasta 30 marcas, principalmente del sector del calzado, han mostrado sus colecciones en la feria más relevante del sector de la moda masculina.

Fuente: El país

Related Post

Your reaction

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW

React with gif

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[wordpress_social_login]


OR


Note: Your password will be generated automatically and sent to your email address.

Forgot Your Password?

Enter your email address and we'll send you a link you can use to pick a new password.

A %d blogueros les gusta esto: