España no es Italia, ni falta que le hace

74 0



El FMI tiene una ventaja, es previsible. Siempre mete dos dedos en los ojos. En este caso, una alerta sobre el coste de la mejora de las pensiones y otra sobre la conveniencia de no revertir del todo la reforma laboral.

Es lo que destacan los titulares, faltaría más. Pero el aliento de fondo de la misión entraña optimismo. El mensaje central consiste en que el déficit previsto (1,8% para 2019) tiene sentido: “Es crucial y apropiado”, dicen los redactores. Y el ritmo de ajuste estructural que supone (medio punto del PIB) “debería persistir”.

El segundo mensaje es árnica para el atribulado Gobierno. Garantizado que el déficit sigue bajo control, “recaudar ingresos superiores” a los que se necesitan para ello (traducción libre: aumentar impuestos selectivamente) “puede ayudar a financiar gastos adicionales”. Sociales.

Más concretamente, “proteger a los más vulnerables, apoyar las perspectivas de empleo de jóvenes y parados de larga duración, fomentar la capacidad de innovación y la protección del medio ambiente, así como lograr objetivos distributivos”.

Toma castaña, ¡esto viene de la catedral del rigor! ¡Esto es del FMI! Escrito en modo san Agustín: “Ama y haz lo que quieras”; o “peca” e ídem. Pues parecido: controla el déficit y podrás subir impuestos con los que hacer política social. Más significativo: se trata del FMI sobre el terreno, mucho más exigente que la sede de Washington, ligeramente socialdemocratizada desde el infausto (pero genial) DSK.

El pronóstico que se mantiene ahí (y que la misión ratifica) es que tenemos aún por delante un par de años, quizá incluso tres, de crecimiento fuerte.

El lamento es que no se hayan empleado los tres últimos ejercicios de la era Mariano en rebajar más el déficit (y, pues, la deuda, que es déficit acumulado).

Para que cuando llegue la próxima crisis hubiese “espacio” o “colchón” fiscal disponible para combatirla: emitiendo deuda. ¿Cómo pagar sus plazos, si se comen cada vez más parte de la tarta presupuestaria? Esa es la alarma de fondo. Útil para casi toda Europa. Rescatar en el entorno de 2010, con endeudamientos pequeños (España llegó a reducirlo al 37% del PIB), era efectivo. ¿Cómo sería ahora? Quizá exigiera sacrificios muy superiores a los activados cuando la Gran Recesión.

Incluso con ello, la impresión global en el organismo multilateral de Washington es que España está bien “anclada” en el marco de la unión monetaria.

De forma que todos sus Gobiernos acaban actuando (más o menos) correctamente. Y que volverían a hacerlo, incluso si urgiese otra devaluación interna.

En suma, España no es Italia. Ni falta que le hace. Pero Italia tampoco es Grecia, donde fue relativamente expeditivo atajar los populismos e implantar sacrificios.

En Italia, la pertinaz receta peronista no es fácil de reconducir. De momento ha aplastado ya a quien tenía ese encargo, el ministro de Economía, Giovanni Tria, ¿respira aún? Veremos qué dirimen los mercados. Pero en todo caso habrá espasmos.



Fuente: El país

Related Post

Los puntos clave del acuerdo

Posted by - noviembre 14, 2018 0
El borrador de acuerdo sobre el Brexit ocupa 585 páginas en las que de desarrollan 185 artículos, tres protocolos y…

Your reaction

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW

React with gif

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[wordpress_social_login]


OR


Note: Your password will be generated automatically and sent to your email address.

Forgot Your Password?

Enter your email address and we'll send you a link you can use to pick a new password.

A %d blogueros les gusta esto: