La momia del Arqueológico era el médico del faraón

6 0

En la calurosa y seca noche del domingo 6 de junio de 2016, un enorme tráiler refrigerado, acompañado de dos vehículos de escolta, aparcó frente a las Urgencias del Hospital Universitario Quirónsalud (Pozuelo, Madrid). Allí le esperaba un amplio equipo médico que iba a examinar a los cuatro pacientes que transportaba el camión desde el centro de Madrid, tres egipcios y un canario. Los especialistas solo disponían de 15 horas para completar con éxito el llamado Proyecto TAC Momias. Los visitantes del Museo Arqueológico Nacional no debían notar que los cuatro cadáveres habían pasado la noche fuera y los atendidos en el centro hospitalario que habían compartido la máxima tecnología médica existente con humanos que habían vivido más de dos milenios antes. Ahora, dos años después, el museo ha hecho públicos los espectaculares resultados obtenidos: el cuerpo de una de las momias, bajo cuyas vendas se ocultaban numerosos amuletos y joyas, corresponde al sacerdote Nespamedu, oftalmólogo personal de los faraones Ptolomeo II y, quizás, Ptolomeo III (los expertos no han llegado a una conclusión definitiva sobre este último).

La historia ahora resuelta comienza en 1925 cuando llega al puerto de Barcelona el vapor español C. López y López con un cargamento poco habitual: una momia que había sido adquirida en El Cairo por el estudioso Ignacio Bauer. Pero apenas existía documentación sobre ella, según explica en un informe la especialista del Museo Arqueológico Nacional Esther Pons Mellado. De hecho, al principio se pensó que se trataba del cadáver de una mujer. 

Gracias al análisis tomográfico se ha determinado que Nespamedu fue un sacerdote que vivió en época ptolemaica, entre el 300 y el 200 a. C., y que ejerció sus funciones en el sanatorium de Imhotep- Asclepio, en Serapeum de Saqqara (Menfis) o en Alejandría. Llegó a ser médico del monarca, según explican en otro informe la arqueóloga María del Carmen Pérez Die y el doctor Javier Carrascoso.

Su momia y los textos que cubren el cuerpo desvelan que se trataba de un alto funcionario que disponía de suficientes recursos económicos para prepararse el camino y la estancia en el más allá. Pero sobre todo, señalan los expertos, son muy reveladoras las placas y amuletos que lo cubren y que están estrechamente relacionados con la supervivencia tras la muerte. En concreto, se han observado dos grupos de ocho placas en las que se representa a los cuatro hijos de Horus, colocadas en diferentes partes de la momia. Otras dos plaquitas representan a las diosas Isis y Neftys en actitud de plañideras, además de representaciones de la momificación del cadáver, junto al dios Anubis, en la parte superior de las piernas.

Tomografía de la momia de Nespamedu.
Tomografía de la momia de Nespamedu.

Destacan, asimismo, dos placas del dios Thot y los ojos Udyats, que significan la magia, la protección, la purificación y el símbolo solar que encarnaba la estabilidad cósmica. Thot, por su parte, es la divinidad de los oftalmólogos, el que puso en su lugar el ojo de Horus tras perderlo en su batalla con Seth. Esto lleva a pensar a los especialistas que Nespamedu se acogió a esta divinidad por su oficio. “La iconografía no es casual y está claro que deseaba dejar constancia de sus creencias y de los cargos que le elevaron a una alta categoría social. El hecho de que fuese un médico del faraón nos inclina a pensar que parte de su vida debió trascurrir en Alejandría, donde estaba instalada la corte de los Ptolomeos”, señalan los estudios publicados en el último número del Boletín del Museo Arqueológico Nacional.

Un tercer informe del caso, elaborado por Andrés Carretero Pérez, director del Arqueológico, recuerda que las “momias son bienes culturales muy vulnerables a los cambios ambientales y, a priori, deben evitarse en lo posible manipulaciones y movimientos porque no existe el riesgo cero”. En el museo, de hecho, están aclimatadas y monitorizadas. Se conservan en vitrinas herméticas con sistemas de renovación de aire y con temperatura, humedad e iluminación controladas.
Por eso, la especialista Teresa Gómez Espinosa recuerda que se seleccionó una empresa de transporte especializada para el traslado. Se escogió una ruta con dos opciones por si surgían imprevistos. Se buscó, además, un día con condiciones climáticas secas y temperatura moderada. La operación se abortaría inmediatamente si se pusiese a llover o la humedad relativa se elevase en exceso.

Tras llegar al hospital, la momia de Nespamedu y sus acompañantes fueron introducidas con el máximo cuidado en el TAC. Al médico se le realizaron 2.739 imágenes. La momia “fue desvendada virtualmente y pronto se vislumbraron una serie de adornos de joyería que cubrían su cuerpo”. La diadema que portaba correspondía a un escarabeo alado con el disco solar, colocado de forma invertida, el dios Khepri, símbolo de la resurrección y del renacimiento.

Un guanche que vivió entre los siglos XII y XIII

La momia guanche de Tenerife enviada al Hospital Universitario QuirónSalud sufrió en 2018 una prueba más: la del carbono 14. Se trata de un varón adulto que fue hallado en el siglo XVIII en una cueva del barranco de Herques, según relatan en su informe Benigno Sánchez Cabrero, del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, y Teresa Gómez Espinosa, del Museo Arqueológico Nacional.

Se enviaron dos muestras al Centro Nacional de Aceleradores (CNA) para su datación mediante un equipo de Espectrometría de Masas con Acelerador (AMS).

El resultado fue que este hombre vivió entre el 1154 y 1260. Los castellanos no tomaron Canarias hasta 1402, cuando conquistaron Lanzarote, y 1496 cuando hicieron lo propio con Tenerife.

Nespamedu lleva en el cuello, además, un collar usekh. “Este abalorio es uno de los más característicos de la joyería egipcia y está normalmente rematado con sendas cabezas de halcón que apoyan en los hombros, o con broches semicirculares, y un contrapeso en la espalda”.
Se sabe que en el templo en el que Nespamedu atendía a los enfermos se llevaba a cabo la formación de los médicos y sacerdotes. En honor a Imhotep se erigió una capilla dedicada a la sanación, hasta donde se desplazaban miles de personas procedentes de los lugares más remotos de Egipto en busca de una curación milagrosa. Su dios era Thot; el de la ciencia y la medicina, el antepasado de los oftalmólogos. El que eligió Nespamedu a sabiendas.

Fuente: El país

Related Post

La rebelión climática

Posted by - noviembre 15, 2018 0
Visitar un museo egipcio es una experiencia extraña para alguien que no sepa mucho de esta civilización milenaria porque la…

Your reaction

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW

React with gif

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[wordpress_social_login]


OR


Note: Your password will be generated automatically and sent to your email address.

Forgot Your Password?

Enter your email address and we'll send you a link you can use to pick a new password.

A %d blogueros les gusta esto: