O Merkel o el partido

73 0



Ahora sí. Arranca la carrera por la sucesión de Angela Merkel, la eterna canciller, que tras 18 años al frente del centroderecha alemán se ha visto forzada a ceder la jefatura de su partido. No estaba en su guion, pero la presión interna ha acabado por hacer mella en una canciller que hasta ahora defendía que la presidencia del partido y del Ejecutivo debían recaer en la misma persona. Los fracasos encadenados en una serie de citas electorales, la última este domingo en Hesse, junto la debilidad de una gran coalición, cuyos partidos —conservadores y socialdemócratas— hoy no sumarían una mayoría suficiente para gobernar, se ha vuelto asfixiante.

Merkel no se va, al menos por ahora. Merkel quiere seguir siendo canciller hasta 2021. Pero su anuncio de dejar la jefatura del partido en diciembre supone un nítido primer paso hacia su salida. Queda inaugurada oficialmente la nueva fase, conocida en Alemania como el ocaso de Merkel. Es decir, el inicio del fin de una canciller que hasta ahora, y tras 13 años en el poder, había sido capaz de sobrevivir a infinidad de obituarios políticos. Ya no.

“Hoy es el día en el que se abre un nuevo capítulo”, ha dicho Merkel este lunes ante los periodistas. La canciller anunció que piensa acabar su mandato y que después dejará la política, también la europea. En Alemania, sin embargo sobran los analistas que vaticinan que un adelanto electoral se vuelve ahora más plausible que nunca.

Pero la realidad es que, de momento, ni la CDU de Merkel ni sus socios en el Gobierno, la socialdemocracia (SPD), desean pasar por las urnas. Las últimas citas electorales han dejado claro que el electorado está cansado de los grandes partidos alemanes, a los que ya no creen como antes. Les resultan más atractivas formaciones con objetivos más definidos como la extrema derecha xenófoba (AfD) o, en el polo opuesto, Los Verdes con su defensa de una sociedad ecológica, proeuropea y de fronteras relativamente abiertas.

Un potencial adelanto electoral dependerá en parte de que los grandes partidos sean capaces de ofrecer alternativas de la mano de rostros nuevos. El futuro próximo de Merkel pues se verá ligado a la solidez que vayan forjando sus posibles sucesores, hasta ahora agazapados. La mañana del lunes se abrió la veda. Los medios alemanes fueron lanzando una cascada de alertas, en las que anunciaban las candidaturas de los que aspiran a suceder a Merkel al frente del partido. Annegrette Kramp-Karrembauer, alias AKK y la delfina de la canciller; Friedrich Merz, rival histórico de la canciller y alejado de la política desde hace tiempo, y Jehns Spahn, el joven ministro de Sanidad que nunca ha ocultado su sed de poder. El 7 de diciembre los candidatos medirán sus fuerzas en el congreso que el partido celebrará en Hamburgo.

A Merkel le hubiera gustado orquestar una sucesión ordenada y dejar el partido y el Gobierno al mismo tiempo, como aseguraba apenas hace un par de semanas a este diario Wolfgang Schäuble, presidente del Bundestag y figura de referencia en el partido. “Ella cree que fue un gran error cuando el canciller Schröder, que se enfrentó a dificultades en su partido, entregó la presidencia del partido. Ella no piensa repetir ese error”, aseguró en la entrevista. Pero las circunstancias extraordinarias han forzado a un cambio de guion de última hora.

El conato de rebelión de su partido al elegir en contra del criterio de la canciller a Ralph Brinkhaus como jefe del grupo parlamentario a finales de septiembre supuso un primer y sonoro aviso de la dimensión del malestar que anidaba en el partido. Luego vinieron las elecciones de Baviera y el desplome de la CSU, el partido hermanado con la CDU. Y este domingo, los comicios de Hesse han sido la gota que ha acabado por desbordar un curso político marcado por la sangría continuada de los partidos de la gran coalición desde las generales de poco más de un año. Seguir como si nada hubiera pasado ya no era una opción. Merkel es aún una política muy popular en Alemania, pero a la vez, para muchos dentro y fuera de su partido se ha convertido en el símbolo de la política de refugiados que rechazan y en un lastre cada vez más pesado. La canciller parece haber comprendido finalmente que ha llegado la hora de mover ficha. De decidir: o ella o el partido.



Fuente: El país

Related Post

Zapatos

Posted by - octubre 12, 2018 0
Estuve en Doncaster hace poco para asistir al St. Leger, la única de las clásicas del turfinglés que me quedaba…

Your reaction

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW

React with gif

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[wordpress_social_login]


OR


Note: Your password will be generated automatically and sent to your email address.

Forgot Your Password?

Enter your email address and we'll send you a link you can use to pick a new password.

A %d blogueros les gusta esto: