Recordar Verdún

9 0

Una Europa unida conmemora este fin de semana uno de sus momentos más terribles, la Primera Guerra Mundial. Una catástrofe colectiva que costó 21 millones de muertos, cambió el mapa del continente y cuya pésima resolución, a través del Tratado de Versalles, se convirtió en el origen remoto de otro conflicto mucho peor. Las celebraciones del armisticio del 11 de noviembre de 1918 están sacando a la luz, entre las tumbas de los campos de Flandes y del Somme, en los cementerios infinitos en los que reposa toda una generación de jóvenes europeos, los mejores valores que ha sido capaz de construir este continente en las últimas décadas. Esta conmemoración ha demostrado la unión de sus políticos, pero sobre todo, de sus ciudadanos, en torno a los principios que siempre deberían estar en el horizonte de Europa.

El logro más importante es el más obvio y, a la vez, el más relevante: la paz. Los antiguos campos de batalla son un recordatorio de su fragilidad y también de la persistencia de la guerra en la historia de Europa. No se debería olvidar que dos miembros de la UE, Eslovenia y Croacia, sufrieron un conflicto en los años noventa y que un país europeo, Ucrania, es todavía el escenario de combates en una parte de su territorio. Rememorar lo que ocurrió en lugares como Verdún —una de las batallas más largas y sangrientas del conflicto— debería servir para cimentar todavía más lo construido en Europa y para huir de cualquier discurso que llame a la división y al enfrentamiento.

Estas conmemoraciones están teniendo, además, una consecuencia muy paradójica, dado el papel central de Reino Unido en ellas. El presidente alemán tiene previsto viajar a Londres, mientras que Theresa May visitará varios monumentos funerarios en el continente. La primera ministra ha declarado que “los campos de la muerte de Francia y Bélgica están salpicados por los horrores de la guerra, pero muestran también la fuerza y la cercanía de nuestra relación actual y son un testimonio del viaje que nuestras naciones han realizado juntas”. Nada más cierto: tanto la miseria que desató el conflicto como la profunda unión del Reino Unido con el resto de Europa, imposible de romper sea cual sea la resolución final del Brexit.

Las conmemoraciones de este fin de semana serán un recuerdo de los muertos, como las amapolas que los británicos lucen en las solapas cada noviembre. Pero representan sobre todo una mirada al futuro de Europa que pasa por la reivindicación de su unión por encima de su pasado de divisiones.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fuente: El país

Related Post

Falso dilema

Posted by - octubre 27, 2018 0
La paradoja de Europa es ser una potencia con vocación kantiana en un contexto de creciente hegemonía reaccionaria, caracterizado por…

Your reaction

NICE
SAD
FUNNY
OMG
WTF
WOW

React with gif

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



OR


Note: Your password will be generated automatically and sent to your email address.

Forgot Your Password?

Enter your email address and we'll send you a link you can use to pick a new password.